Las cuatro mejores aplicaciones gratuitas para retocar fotografías al móvil

Tendencias  ·  7 de noviembre del 2019

Si hace unas semanas te hablábamos de herramientas de edición de imágenes y fotografía para no tener que depender de un diseñador gráfico, hoy bajamos al terreno de los dispositivos móviles y te lo ponemos aún más fácil para gestionar las redes sociales de tu negocio.

Aunque en Cap Empresa Sense Web contamos con un completo servicio de gestión de redes sociales que complementa nuestro diseño y creación de webs, también puedes implicarte tú mismo si dispones del tiempo, la motivación y las herramientas adecuadas.

Muchas de las aplicaciones que te compartimos son gratuitas, se pueden descargar desde la Google Play Store si tu móvil cuenta con tecnología Android o desde la App Store si eres más de Apple y, lo más importante: pueden hacer que tus fotos luzcan de estudio a pesar de que la cámara de tu teléfono sea de pésima calidad.

Con estas apps, ya no tendrás excusa a la hora de actualizar semanalmente -lo sabemos, cada día quizás es excesivo- tu perfil de empresa en Instagram. ¡Te dejamos nuestras favoritas!

Snapseed

Una interfaz completa pero fácil de usar y unos resultados envidiables han convertido a Snapseed en uno de los editores de fotografías más conocidos del mercado. Aunque al inicio pueden resultar abrumadoras todas sus funcionalidades, una vez defines las más útiles es sólo cuestión de ir probando opciones.

Nosotros somos fans del pincel que te permite modificar luz y exposición pasando el dedo por la imagen y el corrector que te permite borrar las imperfecciones de la fotografía. Con una puntuación de 4,6 sobre 5 en la Play Store, las referencias de los usuarios hablan por sí solas, pero en caso de que no lo hayas notado, es también nuestra preferida ;)

Lo mejor de la aplicación: como trabaja por capas, te permite volver siempre a la versión anterior y hasta a la primera modificación de la imagen.

VSCO

Un poco más básica que Snapseed, VSCO se divide entre el apartado de filtros preestablecidos y el de edición manual donde encontrarás pocas funciones avanzadas pero mucha facilidad de uso: recorta, rota, satura, modifica el contraste y la exposición o elimina zonas quemadas. Además, no es necesario que importes la imagen, sino que la puedes tomar directamente desde la app.

Lo mejor de la aplicación: permite copiar los parámetros de edición que hemos aplicado a una fotografía para usarlos con cualquier otra.

Adobe Photoshop Express

Mucho más limitado que su versión en ordenador, este producto de Adobe Photoshop Express ha cogido lo mejor de su hermana mayor y lo ha simplificado para todo tipo de usuarios. Como en el anterior, la aplicación cuenta con varias opciones de filtros predeterminados, pero tiene también múltiples opciones para ajustar los parámetros al gusto de cada uno. A pesar de que puede quedarse corta para hacer retoques complejos, permite reducir ruido.

Lo mejor de la aplicación: en fotografías de retratos, puedes corregir imperfecciones de la piel e incluso eliminar los ojos rojos.

Pixlr

Apta para todos los niveles, y con una interfaz y opciones muy similares a las de Snapseed, Pixlr es una de las aplicaciones más completas del mercado. De entre sus principales funcionalidades, destacamos: una gran colección de efectos creativos, ajustes básicos y avanzados, permite trabajar con textos y censurar partes de la imagen. Sin embargo, ¡debe tenerse en cuenta que incluye anuncios!

Lo mejor de la aplicación: la opción de pincel permite trabajar por zonas concretas de la imagen y aplicar exposiciones o contrastes concretos sólo a las que lo necesiten.

Estas aplicaciones son sólo una pequeña muestra entre la gran cantidad de opciones que encontrarás en la App o la Play: Lightroom, Afterlight, PicsArt, Polarr y un largo etcétera.

Y si a pesar de la amplia oferta continúas sin querer utilizar ninguna aplicación o prefieres mantener una coherencia estética uniforme a tu perfil, una alternativa cada vez más de moda son los llamados presets. Explicado de forma sencilla, se trata de una especie de filtros de Instagram que permiten aplicar ajustes de color y luminosidad con sólo un clic. Los puedes crear tú mismo con Adobe Lightroom o cualquier programa de edición bien puedes comprar los cientos de variedades que venden todos los influencers de las redes a unos precios bastante asequibles.