La ficha de producto perfecta para vender

Consejos  ·  14 de noviembre del 2018

Si tienes una tienda en línea es evidente que tu objetivo es vender y para lograrlo es fundamental pensar en la ficha de producto como en una landing page. Una landing page es una página de aterrizaje expresamente diseñada para generar una acción, que en este caso es que el usuario compre.

Pero, ¿cómo es la ficha de producto perfecta? Aunque cada sector y cada empresa tiene sus necesidades y especificaciones, hay una serie de elementos clave que debe tener una ficha de producto de una tienda en línea para conseguir ventas.

  1. Fotografías del producto: una imagen de calidad del producto es lo primero que necesitamos y si disponemos de más fotos que muestren diferentes ángulos del producto, detalles o posibles versiones, todavía mejor. Así el cliente se podrá hacer más a la idea de cómo es el producto.
  2. Nombre del producto: claro, sencillo y único. Si añadimos alguna característica importante o el nombre de la marca, si es conocida, nos ayudará a posicionarlo orgánicamente (SEO). Ponte en el lugar del usuario y piensa cómo buscarías el producto en Google.
  3. Resumen o descripción corta: como un subtítulo que nos permite describir el producto con una frase corta y dejar claro al cliente potencial qué es o para qué sirve. ¡También puede ser alguna frase creativa que sirva de gancho!
  4. Descripción del producto: toda la información básica y necesaria del producto. Es importante que sea lo más completa posible, que utilicemos palabras clave y que esté bien redactado. También es fundamental que la descripción sea original, que explique los beneficios de tener el producto en cuestión y que motive a comprarlo.
  5. Atributos: se trata de las características más técnicas del producto, como el material del cual está hecho, y de posibles variables que el propio usuario puede elegir o configurar, por ejemplo, el color, la talla, el tamaño, etc.
  6. Precio y disponibilidad: el precio debe estar bien visible y debe quedar claro si tiene el IVA incluido o no, si se trata de una oferta o de una promoción limitada, etc. También es imprescindible que el usuario sepa si el producto está disponible, es decir, si hay stock, y cuántas unidades se pueden comprar.
  7. Botón de compra: elemento principal de la llamada a la acción, ya sea “Añadir a la cesta de la compra” o “Comprar ahora” o “Reservar”, por lo tanto debe ser visible.
  8. Posibilidad de compartir en las redes sociales: si quieres lograr visibilidad para tus productos y llegar a nuevos clientes potenciales, facilita a los usuarios que los puedan compartir en las redes sociales.
  9. Material gráfico adicional: vídeos demostrativos, croquis en pdf o cualquier tipo de material gráfico que ayude a entender el producto o que hagan venir ganas de tenerlo. A menudo, una imagen vale más que mil palabras.
  10. Información complementaria: todos aquellos datos adicionales del producto que puedan ser interesantes para el comprador. Por ejemplo, composición del producto, plazos de entrega, etc.
  11. Textos o imágenes para generar confianza: son elementos que nos ayudan a transmitir más confianza al comprador, cuando nuestra tienda o marca no es conocida, como sellos o certificados de calidad.
  12. Productos de venta cruzada: mostrar o recomendar otros productos relacionados o complementarios del que está viendo el usuario es una buena manera de incentivar la venta y de vender más.
  13. Contacto: por último, pero no menos importante, tenemos que facilitar al máximo el contacto para aclarar dudas, sobre todo cuando se trata de productos muy específicos o de un coste muy elevado. Tanto podemos incluir un formulario de contacto, como tener bien visible un teléfono o un correo electrónico, donde el cliente potencial pueda contactar con nosotros sin compromiso.


¡No te pierdas nuestra infografía de la ficha de producto perfecta! Esperamos que te inspire a la hora de crear las fichas de producto de tu tienda en línea.