Guía SEO para comercios electrónicos

Consejos  ·  22 de octubre del 2019

El SEO (Optimización para Motores de Búsqueda) es una estrategia de marketing compleja, a largo plazo y que puede llegar a frustrar porque no siempre genera los resultados esperados. Pues bien, si el hecho de añadir palabras clave a una web para intentar posicionar en los primeros resultados de Google ya cuesta, ¡imagínate cuando tratamos de hacerlo para un comercio electrónico con cientos de productos!

Antes de ponerte a trabajar, tienes que definir si quieres posicionar todo tu catálogo de productos o bien quieres centrar tus esfuerzos en aquellos productos que generan rentabilidad. Asimismo, debes comprobar que Google haya indexado de forma correcta todo el contenido de la web y volver a subir el sitemap en Google Search Console en caso de que no lo hayas hecho.

Una vez tengas todo el contenido introducido e indexado, llega el momento de empezar a trabajarlo. Te damos algunas pautas para ponerte manos a la obra:

Optimización onpage

  • Páginas de categorías: no trates las páginas de categorías como un cajón donde agrupar los productos ya que estas pueden posicionarse igual o mejor que las páginas de producto. Por este motivo, recomendamos incluir contenido, descripciones e información adicional a todas las páginas de categorías.
  • Páginas de producto: cada producto tiene una página y url única y, en consecuencia, debe tener descripciones de producto únicas con un mínimo de 50 palabras donde se incluyan las palabras clave. En caso de que vendas productos de otros fabricantes, desaconsejamos copiar el contenido de sus páginas. Y si al final lo haces, no olvides bloquear su indexación con la metaetiqueta noindex.
  • Si quieres diferenciar de la competencia o encontrar el nicho de mercado donde aún no llegan otros anunciantes, encuentra palabras long-tail (literalmente, palabras de cola larga o, en la práctica, palabras compuestas más largas) relevantes.
  • Url amigables con palabras clave: el nombre del producto debería aparecer siempre en la url. Por ejemplo, si tu producto son unas zapatillas Nike de hombre de referencia Air Max 270 React inspiradas en el arte de la Bauhaus, una buena url para el usuario sería: https://www.nike.com/es/ca/t/air-max-270-react-bauhaus-sabatilles-home

 

Arquitectura web

No hay una única respuesta a cuál es la mejor arquitectura web que una tienda online debería tener ya que ésta depende del tipo de negocio y producto.

En ecommerces con poca variedad de producto, lo mejor es configurar un menú donde aparezcan todos los productos (dominio/nombre-producto) de tal manera que favorecemos un mejor enlazado interno y un menor número de clics hasta llegar al producto. En los casos de webs con más productos, lo recomendable es definir las categorías de las que colgarán los productos (dominio/categoria/nombre-producto) pero sin que el número de niveles sea superior a cuatro y el número de enlaces de cada una de las páginas de un mismo nivel superior a 100.

No obstante, aquí se pueden generar diversas problemáticas que hay que abordar:

- Cuando tenemos un mismo producto en categorías diferentes es mejor que la categoría no esté en la url o Google lo entenderá como contenido duplicado.

- Los filtros de productos son muy útiles para los usuarios, pero pueden perjudicar gravemente al SEO porque, como ejemplo, si una categoría tiene 20 filtros se pueden generar hasta 20 variaciones de una misma url. Cuando esto ocurre, deberíamos indicarle a Google qué queremos indexar y qué no.

Urls canónicas

En caso de que tengas varias páginas con el mismo contenido, evita que Google trate cada url como una página diferente gracias a las etiquetas canónicas. Estas permiten redirigir páginas duplicadas a una única página para pasar toda la fuerza del SEO a esta última y evitar así las páginas duplicadas. En palabras más sencillas, se trata de decirle a Google: "Ei Google, no me penalizan las páginas duplicadas porque sólo son una copia de la principal". Desde el momento en que avisamos en Google, este elimina la penalización de duplicados.

Para ello, basta con introducir un fragmento de código en cada una de las páginas de producto que quieras redirigir.

Linkbuilding

El linkbuilding o la captación de enlaces hacia nuestro web es una de las estrategias principales que indican a Google que esta web tiene autoridad y es relevante para el usuario.

  • Enlaces de proveedores y socios: si vendes productos de una marca, siempre puedes pedir a esta marca que enlace tu web desde su página. Fáciles y accesibles, estos enlaces contextuales tienen fuerza y ​​no cuestan mucho de conseguir.
  • Construcción de enlaces rotos: todas las webs tienen enlaces rotos pero no todo el mundo los sabe aprovechar. Si quieres incrementar el número de enlaces que apuntan a tu web, sólo tienes que dedicar tiempo a encontrarlos, notificar al propietario y sugerir que enlace alguna página de tu web con contenido relevante y de alta calidad.
  • Patrocina eventos locales y conferencias: una manera fácil de obtener enlaces sin necesidad de pagarlos ni pedirlos.

Si ya tienes tu tienda online con Cap Empresa Sense Web y quieres empezar a trabajar el SEO de tus productos, ¡sigue estas pautas básicas y posiciónate en los primeros resultados de Google!