¿Cuidas tu reputación online?

Consejos  ·  26 de septiembre del 2018

La reputación online es la percepción pública de nuestro negocio en internet, es decir, cómo la valoran los usuarios y qué grado de prestigio tiene.

Es importante tener claro que la reputación online no depende solo del negocio, sino que está muy influenciada por la opiniones y comentarios de terceros.

A pesar de no tener el control absoluto, si la gestionamos correctamente tenemos mucho a ganar, ya que nos ayuda a fidelizar clientes, generar confianza en los clientes potenciales y mejorar el posicionamiento orgánico (SEO).

En cambio, si no gestionamos nuestra reputación online o lo hacemos mal, corremos el riesgo de perder todo nuestro prestigio, los clientes y las ventas, activos que nos costará mucho recuperar.

Por eso, a continuación te damos algunas claves para evaluar y optimizar la reputación online de tu negocio:

¿Cómo evaluar tu reputación online?

Escuchando a los clientes y monitorizando comentarios y opiniones que pueda haber en internet sobre nuestro negocio. Para hacerlo debemos investigar nuestra huella digital o que puede haber de nuestro pasado en internet, monitorizar las conversaciones que se están produciendo en el presente y planificar acciones preventivas para un futuro.

Ten en cuenta que los usuarios pueden opinar sobre tus productos y servicios o sobre los contenidos de tu web en una red social aunque tú no tengas perfil en ella.

Consejos para optimizar tu reputación online

  • Actúa con honestidad y coherencia: sé transparente y honesto a la hora de solucionar problemas o errores e intenta que tus mensajes y acciones sean coherentes.
  • Mantén un feedback cercano con el usuario: si te muestras accesible y humano, el cliente lo agradecerá y será más comprensivo ante posibles errores. Eso sí, cuida las formas y sé educado y amable en tus mensajes y comunicaciones.
  • Da respuestas rápidas y útiles: los clientes son cada vez más impacientes y exigen más rapidez, por lo tanto, es importante responder a tiempo y con eficacia.
  • Planifica, pero sé flexible: establece unas pautas y protocolos en las comunicaciones con los clientes, que contemplen posibles escenarios en los cuales te puedes encontrar, pero sé también flexible y adáptate a cada circunstancia.
  • Sé proactivo: es fundamental a la hora de crear contenidos propios y de valor para los usuarios.
  • Contraresta los mensajes negativos: ante críticas negativas, quejas o reclamaciones, actúa rápido para resolverlo lo antes posible y minimizar las consecuencias. Te ayudará disponer de un protocolo de actuación en caso de una crisis de reputación online.

Ya lo ves, cuidar tu reputación online significa tener en cuenta y cuidar también a los usuarios y clientes potenciales.