Cómo definir una óptima arquitectura web

Consejos  ·  20 de noviembre del 2019

No te dejes confundir por el título; no te has equivocado de artículo. Somos Cap Empresa Sense Web y nos dedicamos al diseño y creación de páginas web en Girona. No somos arquitectos en el sentido estricto del término, pero como creadores de webs, sí nos consideramos arquitectos de software mediante el cual desarrollamos las páginas web de nuestros clientes.

Así pues, y continuando con el paralelismo, lo más importante a la hora de construir una casa es que esta tenga una estructura sólida y buenos cimientos. Si las mismas premisas las aplicamos al mundo del diseño web, nuestro reto profesional es crear webs con estructura lógica y contenidos de calidad que se posicionen de forma natural en las primeras entradas de Google.

En la época del Big Data y el exceso de información, ordenar y estructurar los contenidos para facilitar el trabajo a los usuarios se vuelve más relevante que nunca. Por este motivo, listamos tres simples pasos que deberás tener en cuenta antes de crear tu web con nosotros. A lo largo del proceso, contarás siempre con nuestro asesoramiento y apoyo para desarrollar todas las acciones:

Plantea el mapa del sitio web

¿Vertical u horizontal? Es decir, ¿más niveles de profundidad (subapartados) o menos? Como dicen los gurús del posicionamiento orgánico en buscadores, a la hora de crear el esqueleto o diagrama de nuestra web es recomendable imaginarlo como una pirámide con no más de tres niveles de profundidad. Por lo tanto, nosotros hemos tomado nota del consejo y nuestros webs permiten un máximo de tres niveles.

De este modo, sea cual sea la representación jerárquica de las páginas de tu web, nos aseguramos que la navegación es fácil.

Siguiendo la línea que apuntábamos en uno de nuestros artículos anteriores sobre SEO para comercios electrónicos, una arquitectura web sin planificación puede perjudicarnos a ojos de Google y hacernos perder posiciones, pero también puede ser negativo de cara a los usuarios si la usabilidad de la web produce una mala experiencia.

Identifica las palabras nicho de tu negocio

Nadie mejor que tú conoce los términos técnicos de tu sector, productos y servicios así que es importante que los tengas en cuenta a la hora de estructurar el web. Una vez identificadas las palabras con las que los clientes te buscan, sólo tendremos que trabajarlas para atraer a los usuarios.

Ten en cuenta que no cualquier palabra vale. Las palabras clave deben ser específicas y relevantes a tu servicio o producto; nunca genéricas ni abstractas. Por ejemplo, en un negocio que vende colchones y ropa de cama, las palabras clave pueden ser: colchones viscoelástica, mejor tienda de colchones en Girona o sábanas económicas. Asimismo, si quieres atraer a un tráfico de aún más calidad, nuestro consejo es que las dividas por palabras informacionales (usuario busca información) y transaccionales (usuario quiere comprar) y trabajes a su vez palabras long-tail más largas y concretas de tu negocio.

Para ello, puedes basarte en tu experiencia o utilizar herramientas profesionales como Semrush, el Planificador de Palabras Clave de Google o Ubersuggest. Todas dan valiosos datos sobre los volúmenes de búsqueda por ubicaciones y competencia pero muchas piden el pago de una cuota mensual.

 Elige por qué palabra clave se posicionará cada apartado

Una vez tienes todo el grueso de palabras clave que definen tu negocio, llega el momento de organizarlas entre los apartados de la web para definir la estrategia de contenidos. El procedimiento es tan fácil como pensar qué palabra clave trabajarás en cada uno de los apartados e incluirla en la url de ese apartado, el título, los textos y las imágenes. Así pues, esa página web determinada competirá con otras webs para conseguir las primeras posiciones para las búsquedas con aquella palabra concreta.

Lo más importante es asegurarse de que cada página trabaja una palabra clave diferente porque si no correremos el riesgo de provocar una situación de canibalización, es decir, una misma palabra clave intentando posicionarse desde diferentes contenidos de un mismo web. Para comprobar si esto te ocurre, ve al navegador de Google y escribe la palabra site: seguida de tu dominio y verás qué páginas tienes posicionadas y por qué palabras clave.

Si no tienes suficientes palabras clave para todos los apartados o quieres que dos apartados trabajen la misma palabra, puedes transferir el peso de uno al otro a través de etiquetas canónicals.

Si quieres seguir trabajando tu nuevo web de CESW para que los robots de Google te premien, puedes proseguir a trabajar los enlaces internos; los H1, H2 y H3 de cada página y crear un apartado de blog con publicaciones periódicas que aporten dinamismo al web. Si quieres más consejos sobre el posicionamiento orgánico de tu web, ¡puedes echar un vistazo al resto de artículos de nuestro blog o bien contactarnos directamente y te asesoraremos!